Todos los derechos reservados. 2008
La gripe es una enfermedad infecciosa de aves y mamíferos causada por el virus influenza de En los seres humanos cursa habitualmente como un resfriado con fiebre, debilidad, dolor de garganta, mialgias, cefalea, tos y malestar generalizado. En algunos casos más graves puede complicarse con neumonía, que puede resultar mortal, especialmente en niños pequeños y ancianos. Aunque se confunde habitualmente con el catarro común, la gripe es una enfermedad más grave y es causada por un tipo diferente de virus. Puede provocar náuseas y vómitos, más a menudo en niños, pero ese tipo de síntomas son más típicos de la gastroenteritis (en ocasiones denominada gripe estomacal).


TRANSMISION


Típicamente la gripe se transmite desde individuos infectados a través de gotas en aerosol emitidas con la tos o los estornudos cargadas de virus, y a través de las heces de pájaros infectados. Se encuentran virus en la saliva, la secreción nasal y bronquial, las heces o la sangre. El contacto con alguno de esos fluidos orgánicos o de superficies contaminadas con ellos también puede provocar la infección. Los virus de la gripe pueden conservar su capacidad infectante durante hasta una semana a la temperatura del cuerpo humano y durante mucho más tiempo a menores temperaturas. La mayoría de las cepas de virus de la gripe pueden ser fácilmente inactivados mediante detergentes o desinfectantes.
La gripe se distribuye por todo el mundo en epidemias estacionales, matando a millones de personas en los años de pandemia (epidemia global) y a cientos de miles el resto de los años.
En los países desarrollados se han establecido programas vacunales anuales frente a la gripe para las personas con mayor riesgo de contraer la enfermedad o de padecer sus complicaciones, así como controles estrictos a las aves de corral.


LA VACUNA


La vacuna humana más habitual es la trivalente, que contiene proteinas purificadas e inactivadas de las tres cepas más comunes: dos subtipos del virus A de la gripe y uno del virus B. Una vacuna elaborada un año puede no ser eficaz al siguiente debido a los frecuentes y rápidos cambios que sufre el virus, y a la dominancia variable de las diferentes cepas. Los fármacos antivirales (especialmente los inhibidores de la neuraminidasa) pueden usarse para tratar la gripe, aunque su eficacia es limitada.


LA GRIPE